ISSN: 1889-5433 (papel) ISSN: 2254-5506 (digital) secretaria@mgyf.org

Clínica Cotidiana

Información del artículo


Historia del artículo:

Recibido el 1 de agosto de 2018
Aceptado el 6 de febrero de 2019
On-line el 5 de marzo de 2019


Palabras clave:

Manchas de Bier
hipopigmentación
pitiriasis versicolor


*Autor para correspondencia

Correo electrónico:
anarvlario@gmail.com
(A. Rodríguez-Villa Lario).

http://dx.doi.org/10.24038/mgyf.2018.070


Keywords:

Bier spots
Hypopigmentation
Pityriasis versicolor

Ana Rodríguez-Villa Lario*, Marta Bandini, Laura Pericet Fernández, Alba Gómez-Zubiaur, Isabel Hernández-Surmann, David Vega-Díez, Lidia Trasobares-Marugán

Servicio de Dermatología. Hospital Universitario Príncipe de Asturias. Universidad de Alcalá. Alcalá de Henares (Madrid).

Resumen


Mujer de 34 años, sin antecedentes de interés, consultó por presencia de unas lesiones cutáneas en miembros inferiores de 3 años de evolución, tratados con antifúngicos orales sin presentar mejoría. Tras el examen físico se realizó el diagnóstico clínico de manchas de Bier. Los facultativos debemos conocer esta entidad dado que el error diagnóstico conduce en algunas ocasiones a tratamientos innecesarios, exponiendo a los pacientes a posibles efectos adversos no deseados.

© 2018 Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.
Publicado por Ergon Creación, S.A.


When they are not fungi: Bier spots

Abstract


A 34-year old woman, with no significant clinical history, consulted due to the presence of skin lesions on the lower limbs of 3 years evolution, treated with oral antifungal drugs without showing any improvement. After a physical examination, she was diagnosed of Bier Spots. We, as physicians, should be aware of this condition, given that the diagnostic error sometimes leads to unnecessary treatments, exposing the patients to possible undesired adverse effects.

© 2018 Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.
Published by Ergon Creación, S.A.

Mujer de 34 años de edad, sin antecedentes de interés. Consulta por presencia de unas lesiones cutáneas en los miembros inferiores, de 3 años de evolución, asintomáticas, que han aparecido de forma progresiva y para las que ha realizado tratamiento con fluconazol oral durante varios meses sin presentar mejoría.

Durante la exploración física se observan múltiples máculas hipopigmentadas no descamativas, de 1-5 mm, con mínimo eritema circundante, distribuidas en la cara anterior de miembros inferiores (Fig. 1). Las lesiones desaparecen parcialmente cuando la paciente adopta posición de decúbito supino en la camilla de exploración (Fig. 2).

Se solicita analítica sanguínea, incluyendo estudio de coagulación, en la que no hay hallazgos significativos.

No se realiza biopsia cutánea.

El diagnóstico de manchas Bier se efectúa a partir de las características clínicas.

Figura 1 – Máculas hipopigmentadas en la cara anterior de los miembros inferiores, de 1-4 mm, de contorno regular y superficie lisa máculas, no descamativas, con eritema circundante.

Figura 1 – Máculas hipopigmentadas en la cara anterior de los miembros inferiores, de 1-4 mm, de contorno regular y superficie lisa máculas, no descamativas, con eritema circundante.

Figura 2 – Desaparición parcial de las lesiones con disminución en número e intensidad de las máculas al adoptar posición de decúbito supino en la camilla de exploración.

Figura 2 – Desaparición parcial de las lesiones con disminución en número e intensidad de las máculas al adoptar posición de decúbito supino en la camilla de exploración.

Comentario

Las manchas de Bier1,2, también conocidas como “moteado vascular constitutivo”, se consideran una respuesta fisiológica, aunque exagerada, de los pequeños vasos cutáneos a la hipertensión venosa. Ocurre más comúnmente en adultos jóvenes y es algo más frecuente en mujeres.

Las lesiones se presentan como múltiples máculas milimétricas de color blanquecino, irregulares, rodeadas por un tenue trasfondo eritemato-violáceo. Aparecen generalmente dispersas sobre la superficie de las extremidades superiores, las piernas y el tronco, en orden de frecuencia. Son típicamente asintomáticas y desaparecen en la elevación de la extremidad o tras frotar la piel.

El diagnóstico es eminentemente clínico y el estudio histológico es inespecífico. Se han descrito algunos casos asociados a crioglobulinemia tipo II o a crisis renales en contexto de esclerodermia3,4.

El diagnóstico diferencial incluye trastornos de la pigmentación, como la hipomelanosis guttata, el vitíligo, el nevo anémico o la hipopigmentación postinflamatoria; o ciertas micosis superficiales, como la pitiriasis versicolor, patología que supone uno de los diagnósticos erróneos más frecuentemente emitidos.

Dado que se trata de un proceso benigno, no es necesario ningún tratamiento.

En nuestro caso la paciente fue informada de la naturaleza benigna y crónica de la condición.

Los facultativos debemos conocer esta entidad dado que el error diagnóstico conduce en algunas ocasiones a tratamientos innecesarios, que exponen a los pacientes a posibles efectos adversos no deseados.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía


  1. Bolognia JL, Jorizzo JL, Rapini RP (eds.). Dermatología. Principales diagnósticos y tratamientos (1ª ed.). Madrid: Elsevier; 2004. p. 935-73.
  2. Fan YM, Yang YP, Li W, Li SF. Bier spots: six case reports. J Am Acad Dermatol Online. 2009; 61: e11-2.
  3. Heller M. Diffuse Bier spots. Dermatol Online J. 2005; 11: 2.
  4. Liaw FY, Chiang CP. Bier spots. Canad Med Assoc J. 2013; 7: 185.