ISSN: 1889-5433 (papel) ISSN: 2254-5506 (digital) secretaria@mgyf.org

Editorial

Información del artículo


*Autor para correspondencia
Correo electrónico:
jbatiz@semg.es

http://dx.doi.org/10.24038/mgyf.2020.004

Jacinto Bátiz Cantera

Responsable del Grupo de Bioética SEMG


La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), en su fase terminal, sigue siendo una importante causa de sufrimiento para el paciente que la sufre. El curso de esta enfermedad a menudo viene marcado por una declinación lenta, inexorable, con periodos prolongados de disnea incapacitante, reducción de tolerancia al ejercicio, ingresos hospitalarios recurrentes y muerte prematura. Todo esto se asocia a la pérdida de dignidad, el aislamiento social y los problemas psicológicos para el enfermo y la presión sobre la familia y los cuidadores. Por todo ello, no debemos olvidar los cuidados y la compasión ante sus síntomas incapacitantes y su angustia psicológica.

Los enfermos con EPOC en fase terminal necesitan:

  • Que tengamos en cuenta los criterios de terminalidad para poderles ofrecer cuidados paliativos en el momento adecuado.
  • Que sistematicemos de manera diferente el plan terapéutico para adecuarlo a sus necesidades.
  • Que no reservemos los cuidados paliativos solo para la fase agónica: hemos de procurar los cuidados durante todo el proceso para aliviar sus necesidades que acompañan a su enfermedad.
  • Que cambiemos nuestra actitud de curar a toda costa por la de tratar solo lo que les hace sufrir, pero con actitud de paliar su sufrimiento. Porque hemos de ser conscientes de que la mayoría de los tratamientos para la EPOC son paliativos, en el sentido de que tratan de abordar los síntomas y mejorar la calidad de vida sin cambiar la evolución de la enfermedad.
  • Que estemos adiestrados en cuidados paliativos; si no lo estamos, que solicitemos la ayuda de un equipo de soporte en esta disciplina para poderles atender mejor. No debemos descuidar la continuidad asistencial con los médicos y equipos sanitarios que hayan atendido previamente al enfermo, tanto a en el hospital como en el domicilio.

Los médicos que atendemos a enfermos con EPOC debemos identificar los síntomas de enfermedad avanzada, así como poseer las habilidades necesarias en el abordaje básico de los síntomas habituales en estas situaciones y saber acompañar en el proceso de morir.

  • Los enfermos con EPOC avanzado perciben una buena muerte:
  • Cuando tienen un buen control de sus síntomas incapacitantes: las personas temen morir solas y angustiadas, por eso desean que nos les abandonemos.
  • Cuando comprueban que hay una toma de decisiones clara y que pueden participar en esa toma de decisiones y en el tratamiento.
  • Cuando han recibido una preparación para la muerte. Muchos enfermos quieren saber qué deben esperar durante el curso de su enfermedad; y desean hacer planes para los eventos que preceden y siguen al fallecimiento.
  • Cuando asumen su final y para ello incluyen la fe y sus experiencias espirituales, la revisión de su vida, la resolución de conflictos y de sus cuestiones pendientes, así como poder pasar más tiempo con su familia y sus amigos, y poderse despedir.
  • Cuando pueden aportar algo a los demás. Muchos enfermos, quieren contribuir al bienestar de los demás, incluso cuando decaen y están próximos al fallecimiento: no quieren aumentar el sufrimiento de sus seres queridos.
  • Cuando comprueban que se les reafirma como persona. Los enfermos, en situación de terminalidad aprecian en sus cuidadores la empatía, así como que entiendan su situación actual en el contexto de sus vidas, valores y preferencias en su conjunto.

El enfermo debe ser atendido de manera competente, con los objetivos de mejora de su calidad de vida, definida por el enfermo y su familia y de acuerdo con sus valores, preferencias y creencias. El abordaje holístico de los cuidados paliativos para el enfermo que padece una EPOC en fase terminal, tal vez será la ayuda que más necesite en su etapa final.

Bibliografía


  1. Bátiz J. ¡Cuidados Paliativos para todos, también para los enfermos no oncológicos! Gaceta Médica de Bilbao. 2013; 110: 4-6.
  2. Carrero V, Navarro R, Serrano M. Planificación adelantada de los cuidados en pacientes con enfermedades crónicas y necesidad de atención paliativa. Medicina Paliativa. 2016; 23: 32-41.
  3. Grupo de Trabajo de GesEPOC. Atención a la EPOC al final de la vida. Cuidados Paliativos. Guía de Práctica Clínica para el Diagnóstico y Tratamiento de Pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Cónica (EPOC)-Guía Española de la EPOC. Versión 2017. Arch Bronconeumol. 2017; 53: ext 1.
  4. Informes de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. Osteba Núm. 2006/04. Necesidades en cuidados paliativos de las enfermedades no oncológicas. Un estudio cualitativo desde la perspectiva de profesionales, pacientes y personas cuidadoras. Vitoria-Gasteiz: Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco; 2012.
  5. Navarro R, Botella JJ. Cuidados Paliativos no oncológicos. Enfermedad terminar y factores pronósticos. En: San Martín J, editor. Guías Clínicas de Cuidados Paliativos. Madrid: Arán; 2007. p. 105-13.