ISSN: 1889-5433 (papel) ISSN: 2254-5506 (digital) secretaria@mgyf.org

Clínica Cotidiana

Información del artículo


Historia del artículo:
Recibido el 6 de junio de 2020
Aceptado el 9 de junio de 2020
On-line el 16 de julio de 2020


Palabras clave:
Coronavirus
Covid-19
Residencia de ancianos
Institucionalizado
Atención primaria


*Autor para correspondencia
Correo electrónico:
asun@semg.es
(M.A. Gracia Aznar).

http://dx.doi.org/10.24038/mgyf.2020.021


Keywords:

Coronavirus
COVID-19
Nursing home
Institutionalized
Primary care

María Asunción Gracia Aznara,*, Yolanda Monge Sanzb

aCentro de Salud de Fuentes de Ebro. Zaragoza. bCentro de Salud Teruel Ensanche. Teruel.


Resumen


Se presenta el caso de una paciente institucionalizada, con enfermedad cardiovascular previa y otros factores de vulnerabilidad, que presenta enfermedad por coronavirus. La evolución fue buena gracias a la colaboración entre atención primaria y el personal sociosanitario de la residencia donde vive.

La población de mayor edad es especialmente vulnerable a la covid-19, así como a desarrollar procesos de mayor gravedad. Este aumento de morbi-mortalidad en pacientes mayores se ha asociado tanto a las comorbilidades, especialmente la enfermedad cardiovascular, como a la situación de fragilidad que conlleva una respuesta inmunológica más pobre.

De entre los pacientes de edad avanzada, las personas institucionalizadas constituyen un grupo especialmente vulnerable, máxime cuando en muchos casos las residencias están siendo aisladas por focos de covid-19.

Es imprescindible implementar protocolos de actuación basados en la colaboración entre atención primaria y el personal sociosanitario de estos centros.

© 2020 Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.
Publicado por Ergon Creación, S.A.


The efficacy of collaboration between primary care and health care personnel of the nursing homes

Abstract


We present the case of an institutionalized patient, with previous cardiovascular disease and other vulnerability factors that present coronavirus disease with good evolution thanks to the collaboration between Primary Care and the personal socio-healthcare staff of the residence where she lives.

The older population is especially vulnerable to COVID-19, as well as the development of more serious processes. This increase in morbidity and mortality in the elderly patient has been associated both with comorbidities, especially cardiovascular disease, and with the fragility situation that leads to a poorer immune response.

Among elderly patients, institutionalized people affected are a particularly vulnerable group, especially when in many cases the residences are being affected by foci of COVID-19.

It is essential to implement action protocols implemented in collaboration between Primary Care and the social health personnel of these centers.

© 2020 Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.
Published by  Ergon Creación, S.A.

Mujer de 85 años de edad, viuda, con dos hijos e institucionalizada en una residencia de ancianos. Su situación funcional es dependiente para actividades básicas de la vida diaria y padece una doble incontinencia, urinaria y fecal. Presenta un deterioro cognitivo moderado sin alteraciones del ánimo ni de la conducta.

Como antecedentes personales destacan: hipertensión arterial, diabetes mellitus tipo 2, dislipemia, accidente cerebrovascular de territorio posterior hace 4 años y accidente cerebrovascular de la arteria cerebral media derecha hace dos años con parálisis residual del hemicuerpo izquierdo; encefalopatía vascular crónica; miocardiopatía hipertensiva; adenocarcinoma gástrico, estadio IIB (gastrectomía subtotal + anastomosis en Y de Roux hace 5 años); hipovitaminosis vitamina B12; fractura de la muñeca derecha y subcapital del fémur izquierdo hace 4 años.

Está en tratamiento con atorvastatina (40 mg), carvedilol (6,25 mg), espironolactona (25 mg), ácido acetilsalicílico (300 mg), metformina/vildagliptina (50/850 mg), ferrimanitol (80 mg), lansoprazol (15 mg), lorazepam (1 mg) y macrogol.

Hace 1 mes la paciente sufre una desaturación de oxígeno hasta llegar a 70 %, por lo que la enfermera de la residencia inicia tratamiento con mascarilla tipo Venturi a 4 litros por minuto y llama al médico de guardia. Gracias a la rápida maniobra de la enfermera, la paciente mejora y remonta su saturación hasta el 90 %.

En ese momento, se historia a la paciente, quien no ha presentado ni fiebre, ni tos ni otra sintomatología en los días previos. Se pauta aislamiento estricto, antibioterapia con amoxicilina/clavulánico (875/125 mg cada 8 horas), prednisona (30 mg/día) y seguimiento telefónico durante las siguientes horas. En las siguientes revisiones por el servicio de atención continuada, la enfermera refiere mejoría, con ingesta durante la cena; permanece con constantes adecuadas (tensión arterial 110/70 mmHg, saturación de oxígeno 90 % con mascarilla tipo Venturi a 3 litros por minuto).

Durante los siguientes días se hace seguimiento diario por su médico de atención primaria. La paciente presenta mejoría, permanece afebril y a los diez días se le retira la oxigenoterapia. Mantiene saturaciones de oxígeno a 97 %. Se decide pauta descendente de prednisona.

Once días más tarde comienza con febrícula de 37,6 ºC, por lo que se le solicita la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) y analítica de sangre y orina (Tabla 1). En la analítica de sangre cabe destacar la presencia de Dímero D muy alto; se aísla Enterobacter aerogenes en el urocultivo y la PCR-SARS-CoV-2 resulta positiva. Se pauta tratamiento antibiótico ajustado al urocultivo (trimetoprim-sulfametoxazol) y aporte externo de hierro.

La paciente es trasladada a una de las residencias habilitada para casos de covid-19 y permanece en ella en aislamiento estricto y con buena evolución clínica hasta la confirmación de la PCR negativa, momento en el que es derivada de nuevo a su residencia habitual.

Tabla 1 – Resumen de datos analíticos principales.

Comentario

La infección por SARS-CoV-2, denominada covid-19, es una enfermedad nueva y desconocida hasta diciembre 2019, a la que nos enfrentamos en España desde hace poco tiempo y ha causado la muerte a 27.125 personas (dato actualizado a 30 de mayo de 2020), sobre todo mayores (86 % son mayores de 70 años)1. La población de mayor edad es especialmente vulnerable a la covid-19, así como a desarrollar procesos de mayor gravedad. Este aumento de morbi-mortalidad en pacientes mayores se ha asociado tanto a las comorbilidades, especialmente la enfermedad cardiovascular (ECV), como a la situación de fragilidad que conlleva una respuesta inmunológica más pobre. Al ser España uno de los países más envejecidos en todo el mundo, la covid-19 se ha convertido en una emergencia geriátrica a la que nos enfrentamos hoy en día2.

El síntoma más frecuente es la fiebre (83-98 % de los casos)3; sin embargo, aunque no existen datos del perfil clínico por edad, sabemos que con frecuencia los pacientes de edad avanzada no presentan fiebre (o la presentan de menor intensidad) incluso en caso de infecciones graves, lo que puede ser claramente un factor de confusión en el diagnóstico de esta población4.

La siguiente manifestación clínica en frecuencia es la tos (60-80 % de los casos), más frecuentemente de tipo irritativo, no productiva5.

Pueden aparecer otra serie de síntomas respiratorios, como disnea (en torno al 30 %) y menos frecuentemente dolor de garganta y rinorrea. La afectación respiratoria más grave consiste en el desarrollo de una neumonía que en el 75 % de los casos es bilateral y que hasta en el 17 % de ellos se complica con un síndrome de distrés respiratorio agudo según las series iniciales6.

Otras manifestaciones clínicas atípicas, que pueden ser más prevalentes en el paciente mayor, nos tienen que alertar. Estos síntomas son bastante inespecíficos (astenia, anorexia, mialgias, cefalea), por lo que puede llevar a un infradiagnóstico de la infección es estadios iniciales o en pacientes con afectación leve.

De entre los pacientes de edad avanzada, las personas institucionalizadas constituyen un grupo especialmente vulnerable, máxime cuando en muchos casos las residencias están siendo aisladas por focos de covid-19. El número de víctimas mortales que el coronavirus ha dejado en las 5.457 residencias de ancianos españolas –ya sean públicas, concertadas o privadas– con covid-19 o síntomas similares se sitúa en 19.1967. En los centros sociosanitarios se produce un contacto estrecho entre cuidadores y residentes, así como una convivencia estrecha con otros residentes, por lo que cobran gran importancia las medidas de prevención y control encaminadas a prevenir la infección8. Es recomendable tener un canal de contacto para apoyar al personal sanitario de las residencias en caso de necesitar ayuda o consejo para el abordaje de un paciente institucionalizado; si bien es cierto que las limitaciones de la situación actual lo hacen difícil, su implementación es fundamental para mejorar la asistencia de estos pacientes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía


  1. Enfermedad por nuevo coronavirus. Ministerio de Sanidad. [Internet] 2020. [acceso el 30/05/2020] Disponible en: https://cnecovid.isciii.es/covid19/#grupos-de-poblaci%C3%B3n
  2. Coronavirus en el paciente mayor: una emergencia geriátrica. Sociedad Española de Cardiología. Sección de Cardiología Geriátrica. [Internet] 2020. [acceso el 30/05/2020] Disponible en: https://secardiologia.es/images/secciones/geriatrica/Documento_Cardiologia_Geriatrica. pdf
  3. Wang D, Hu B, Hu C, Zhu F, Liu X, Zhang J, et al. Clinical characteristics of 138 hospitalized patients with 2019 novel coronavirus–infected pneumonia in Wuhan, China. JAMA. 2020; 323: 1061-9.
  4. High KP, Bradley SF, Gravenstein S, Mehr DR, Quagliarello VJ, Richards C, et al. Clinical practice guideline for the evaluation of fever and infection in older adult residents of long-term care facilities: 2008 update by the Infectious Diseases Society of America. Clin Infect Dis. 2009; 48: 149-71.
  5. Li LQ, Huang T, Wang YQ, Wang ZP, Liang Y, Huang TB, et al. 2019 novel coronavirus patients’ clinical characteristics, discharge rate, and fatality rate of meta-analysis. J Med Virol. 2020; 10.1002/jmv.25757.
  6. Chen N, Zhou M, Dong X, Qu J, Gong F, Han Y, et al. Epidemiological and clinical characteristics of 99 cases of 2019 novel coronavirus pneumonia in Wuhan, China: a descriptive study. Lancet. 2020; 395: 507-13.
  7. Radiografía del coronavirus en residencias de ancianos: más de 19.100 muertos con covid-19 o síntomas compatibles. RTVE. [Internet] 2020. [acceso el 30/05/2020] Disponible en: https://www.rtve.es/noticias/20200530/radiografia-del-coronavirus-residencias-ancianos-espana/2011609.shtml
  8. Guía de prevención y control frente a la covid-19 en residencias de mayores y otros centros de servicios sociales de carácter residencial. Ministerio de Sanidad. [Internet] 2020. [acceso el 30/05/2020] Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Residencias_y_centros_sociosanitarios_COVID-19. pdf