ISSN: 1889-5433 (papel) ISSN: 2254-5506 (digital) secretaria@mgyf.org

Clínica Cotidiana

Información del artículo


Historia del artículo:
Recibido el 14 de noviembre de 2018
Aceptado el 22 de agosto de 2019
On-line el 26 de noviembre de 2019


Palabras clave:
Virus papiloma humano
Carcinoma de células escamosas
Papiloma de células escamosas
Enfermedades de transmisión sexual
Cavidad oral
Cáncer de orofaringe


*Autor para correspondencia
Correo electrónico:
rosamartinezn@hotmail.com
(R.M. Martínez Nieto).

http://dx.doi.org/10.24038/mgyf.2019.041


Keywords:

Human papilloma virus
Squamous cell carcinoma
Sexual transmission diseases
Sexual transmission diseases
Oral cavity
Oropharynx cancer

Eva María Miguel Martíneza, Manuel Miguel Zubietaa, Armando Miguel Martíneza, Rosa María Martínez Nietoa,*, Zenaida Bolívar Mantillab, Cristina Rico Bediaa

aCentro de Salud Camargo Costa. Camargo (Cantabria). bCentro de Salud La Puebla. Palencia.


Resumen


En consonancia con los cambios de comportamiento en las relaciones sexuales en los últimos años, se han visto incrementadas de manera importante las manifestaciones otorrinolaringológicas relacionadas con la práctica del sexo oral.

Aunque es muy conocida la relación entre la infección del virus del papiloma humano (VPH) y el desarrollo de carcinoma orofaríngeo, son mucho menos conocidas otras manifestaciones.

El VPH se contagia por contacto directo (piel-piel, piel-mucosa y mucosa-mucosa). La infección por VPH genital se produce por transmisión sexual y en menor proporción por el canal del parto a través de microtraumas. El VPH consigue infectar las células basales indiferenciadas y se replica a medida que las células diferenciadas alcanzan las capas más superficiales del epitelio, perpetuando de este modo la infección. Las infecciones por VPH pueden desaparecer espontáneamente en 12-24 meses. Se cree que las infecciones pueden ser eliminadas por el sistema inmunitario, ser autolimitadas o sumirse en un estado de latencia. Otras veces, las infecciones son persistentes y pueden desarrollar en su evolución lesiones potencialmente malignas e incluso cáncer. Las infecciones que persisten pueden tardar unos 12 años en desarrollar carcinoma de células escamosas. Los mecanismos por los cuales algunas infecciones del VPH consiguen evadir el sistema inmunitario y malignizar aún son poco conocidos.

© 2019 Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.
Publicado por Ergon Creación, S.A.


Squamous cell papilloma in soft palate

Abstract


In line with behavioral changes in sexual relations in recent years, the ent-related manifestations related to the practice of oral sex have been significantly increased. Although the relationship between human papillomavirus infection and the development of oropharyngeal carcinoma is well known, other manifestations are much less known.

HPV is spread by direct contact (skin-skin, skin-mucosa and mucosa-mucosa). Genital HPV infection is caused by sexual transmission and to a lesser extent by the birth canal through microtraumas, HPV infects undifferentiated basal cells and replicates as differentiated cells reach more superficial layers of the epithelium, thus perpetuating the infection. HPV infections may disappear spontaneously in 12-24 months. It is believed that infections can be eliminated by the immune system, self-limited, or plunged into a state of latency. Other times, infections are persistent and can develop, in their evolution, potentially malignant lesions and even cancer. Infections that persist may take about 12 years to develop squamous cell carcinoma. The mechanisms by which some HPV infections manage to evade the immune system and malignize are still poorly understood.

© 2019 Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.
Published by  Ergon Creación, S.A.

Varón de 59 años de edad, fumador de medio paquete de cigarrillos/día durante más de 40 años, sin otros antecedentes médicos de importancia en su historial médico.

Acude a consulta de odontología del centro de salud para recibir tratamiento odontológico por dolor en un resto radicular.

Al hacer la historia clínica odontológica, que conlleva la revisión sistemática de la cavidad oral y de todas las piezas dentarias, se observa en el paladar una pequeña lesión exofítica en el borde izquierdo, con aspecto rugoso y sésil (Fig. 1). Esta lesión es asintomática con la palpación, no produciéndose sangrado ni dolor. No se palpan adenopatías ni asimetrías en la exploración extraoral del paciente.

El paciente no sabe desde cuándo tiene la lesión y tampoco le ha dado importancia porque es pequeña y no le molesta.

Se le aconseja la extirpación de la misma, ya que puede llegar a malignizarse, sobre todo siendo fumador.

Después de haber interrogado al paciente sobre antecedentes de interés, como alergia a anestésicos, problemas de cicatrización, toma de anticoagulantes o antiagregantes plaquetarios, se pide el consentimiento informado para poder extirpar la lesión y enviarla al laboratorio de anatomía patológica de referencia para su estudio.

Se infiltra directamente en la base de dicha lesión con articaína esperamos unos minutos y se procede a la extirpación de la lesión desde la base con un bisturí. Se introduce en un frasco con formol para su conservación y su posterior envío al laboratorio. Damos un punto en la base para evitar el sangrado y citamos de nuevo al paciente a las dos semanas siguientes para revisión de la cirugía (advertimos al paciente que puede venir antes si hubiese cualquier problema), valorar el estado de la misma y comprobar el resultado de la anatomía patológica.

Al cabo de dos semanas vemos que no hay signos de infección y observamos que el punto está perfectamente cicatrizado y que se ha caído. Buscamos el resultado de la anatomía patológica: papiloma de células escamosas.

Explicamos al paciente el posible origen de dicha lesión virus del papiloma humano y cómo prevenir lesiones similares.

Figura 1 –

Figura 1 – 

Comentario

El papiloma escamoso oral es una masa exofítica resultante de la proliferación benigna del epitelio estratificado escamoso oral, inducida por el virus del papiloma humano (VPH).

Hay cerca de 200 tipos de virus diferentes. Se sabe que los serotipos 6 y 11 son de bajo riesgo y que generalmente son los que causan las lesiones benignas de la mucosa oral, tales como la verruga vulgar (localizada frecuentemente en los labios), el condiloma acuminado y el papiloma escamoso.

El papiloma escamoso es un tumor benigno que puede aparecer en cualquier parte de la mucosa bucal, principalmente en la lengua, los labios y el paladar.

En los últimos años han aumentado de manera significativa las manifestaciones orales y faríngeas secundarias a la práctica de sexo oral. Las manifestaciones otorrinolaringológicas secundarias a esta práctica pueden ser infecciosas, tumorales o traumáticas. Las infecciosas más frecuentes encontradas en la literatura son la infección por el VPH (sobre todo, condilomas acuminados y papilomas), la sífilis oral o faríngea, la faringitis gonocócica, la faringitis por Chlamydia trachomatis y las infecciones por el virus del herpes simple. Por otra parte, ha aumentado de forma alarmante la incidencia de carcinoma orofaríngeo secundario al virus VPH.

El cambio de los hábitos sexuales, sobre todo en los países occidentales, ha dado lugar a la aparición de patologías excepcionales hace unos años, por lo que es importante su conocimiento por parte de los profesionales de atención primaria (médicos, enfermeros, odontólogos) para que puedan realizar un correcto diagnóstico y tratamiento. Además, algunos casos de abusos sexuales en niños pueden ser sospechados gracias al conocimiento de las manifestaciones características orofaríngeas secundarias a los mismos.

El VPH es la causa más frecuente de las infecciones de trasmisión sexual. Infecta a células epiteliales de la piel, de las mucosas o a ambas; al menos se han aislado 16 genotipos en las lesiones orales (1, 2, 3, 4, 6, 7, 10, 11, 13, 16, 18, 31, 32, 33, 35, 37). Los serotipos 6, 11, 13 y 32 son los que se han asociado a lesiones benignas de la cavidad, mientras que los serotipos 16,18, 31, 33 y 35 son los que se asocian con más frecuencia a la displasia epitelial o al carcinoma oral de células escamosas.

El VPH tiene un periodo de incubación variable: desde tres semanas a un tiempo impreciso. Es más prevalente en mujeres, pero puede presentarse en ambos sexos y a cualquier edad; de hecho, en los últimos años se está observando un aumento en la incidencia de las enfermedades producidas por el VPH a edades cada vez más tempranas.

Recomendaciones clínicas

Los profesionales sanitarios somos los responsables de identificar estas lesiones en la cavidad oral para evitar contagiarnos o diseminar la infección, puesto que el virus penetra en el nuevo huésped a través de microtraumas que pueden ser provocadas durante procedimientos odontológicos de rutina como, por ejemplo, retirar una torunda de algodón sin humedecer la mucosa vecina, o una boca sangrante bien por una encía inflamada o un mordisco en la mucosa yugal.

Una esterilización inadecuada del material (los depresores actualmente son de un solo uso) pueden poner en riesgo de contagio a otros pacientes.

Existen vacunas para evitar las infecciones por los VPH, por lo que es recomendable su uso. En España sólo está financiada para niñas a los 14 años; no se vacuna a los niños ni a las personas adultas, salvo que estas personas adquieran a su cargo la vacuna. Por otra parte, las vacunas existentes en el mercado no cubren todos los serotipos de virus.

Se deben hacer campañas de sensibilización a la población general y muy especialmente a los adolescentes.

Por último, hay que decir que no todos los carcinomas de la mucosa oral están originados por el VPH: muchos de ellos están relacionados también con el tabaquismo y con el alcohol, por lo que también deben ser evitados.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía


  1. Nayak A, Nayak MT. Oral squamous papilloma occurring on the palate with review of literature. J Exp Ther Oncol. 2016; 11: 319-24.
  2. Mirghani H, Lacau Saint-Guily J. Virus del papiloma humano y cáncer de orofaringe. Otolaryngol. 2016; 45: 1-13.
  3. Fouéré S, Biver-Dalle C, Prétet JL, Mougin C, Aubin F. Lesiones cutáneas y mucosas asociadas al virus del papiloma humano. Dermatology. 2016; 50: 1-12.
  4. Bohbot J M, Marchal A. Infecciones de transmisión sexual. Ginecol Obstet Clin. 2018; 54: 1-9.
  5. Renaud-Vilmer C, Dehen L, de Belilovsky C, Cavelier-Balloy B. Patologia Vulvar. Dermatology. 2015; 49: 1-20.
  6. Fernández-López C, Morales-Angulo C. Lesiones otorrinolaringológicas secundarias al sexo oral. Acta Oto-Laryngol. 2017; 68: 169-80.
  7. Boguná N, Capdevila L, Jané-Salas E. El virus del papiloma humano y su relación con la patología de la cavidad oral. Med Clin. 2019; 153: 157-64.