ISSN: 1889-5433 (papel) ISSN: 2254-5506 (digital) secretaria@mgyf.org

Editorial

Antonio Fernández-Pro Ledesma

Presidente de SEMG

En estos últimos meses hemos asistido a cambios que parecían importantes y que el devenir de los días refrendará en un sentido o en otro.

Hemos vivido de primera mano la creación, por parte del Ministerio de Sanidad liderado por María Luisa Carcedo, de un grupo de trabajo bajo el nombre de “Plan de Mejora de la Atención Primaria del Sistema Nacional de Salud”, con el objetivo de dar solución a los problemas y carencias que tiene en la actualidad la Atención Primaria (AP) en España, tanto desde el punto de vista de los usuarios como de los profesionales del Sistema Nacional de Salud (SNS). Este grupo de trabajo se crea bajo una metodología que, de inicio, levanta las suspicacias de los profesionales médicos que integran el Foro de la Atención Primaria. La metodología consiste en la creación de tres grupos de trabajo (en este caso, de profesionales, administración y ciudadanos).

La dinámica apresurada y urgente de este Plan crea una dinámica de escepticismo, más cuando se publica el documento final sin las recomendaciones que se realizan por parte de los profesionales. Desemboca en un Consejo Interterritorial monográfico sobre AP y cumple de esta manera una petición y deseo reiterado de los profesionales para dar respuesta a la precariedad que sufren. La respuesta viene dada por un plan concreto que se desarrollará a corto plazo y durante los próximos años y dará protagonismo importante a la AP. Dicho por la propia ministra, “estamos decididos a proponer un amplio espacio de diálogo y acuerdo, con el concurso de las comunidades autónomas, para afrontar una inaplazable renovación de la AP que tiene que servir para mejorar los servicios que reciben los ciudadanos de este país”. “Debe ofrecer la mayor parte de la atención cerca del domicilio del paciente y hay que reservar los hospitales para los procedimientos altamente especializados”.

Este proceso concluye en la celebración del Consejo Interterritorial monográfico sobre AP, en el que la mitad de los consejeros de Sanidad (los de las comunidades autónomas gobernadas por otro signo político) no refrendan el documento. Este sale a la luz como Resolución de 26 de abril de 2019, de la Secretaría General de Sanidad y Consumo, por la que publica el “Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria” con su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

A pesar del relato de la metodología, todas las corporaciones profesionales se muestran partidarias de trabajar en el proyecto. Pero esto pasa por dar el liderazgo a los profesionales y a los ciudadanos, por medio de la oferta de colaboración y la demanda de más compromiso de los políticos para, de esta forma, evitar que esto se convierta en una herramienta política que sirva de enfrentamiento entre unos y otros.

Esto nos lleva a pensar que ya es hora de un pacto político por la sanidad, por el que el trabajo y la reflexión determinen la acción, sobre todo en dos líneas prioritarias que deben ir encaminadas a conseguir la sostenibilidad del sistema: la primera de ellas es llevar a cabo, de forma urgente, políticas de recursos humanos que eviten, por un lado, que los médicos jóvenes se vayan del país; la segunda línea va en la dirección de trabajar para conseguir, de una vez por todas, unos presupuestos finalistas que alcancen el 25 % del presupuesto sanitario. Esto es lo único que puede reanimar y sacar de la UCI la situación en la que se encuentra la AP en nuestro país.

La AP tiene una serie de características bien conocidas por todos y es lo que le hace soportar la mayoría de las presiones que tiene el sistema. Estas son accesibilidad, efectividad y longitudinalidad. Muchos son los factores que han contribuido a un aumento desproporcionado de tareas en AP y ocasionado en muchos casos desbordamiento de la situación; algunos son modificables y otros no. No obstante, de una manera o de otra no hemos sabido actuar debidamente sobre los modificables.

La política de recursos humanos dentro del sistema fue poco efectiva, con lo que el relevo generacional se encuentra en entredicho; esto es algo que evidencia el Ministerio anunciando que el déficit de especialistas se sitúa actualmente en torno al 2,9 % y que crecerá por encima del 12 % en 2030, según el informe de estimación que Sanidad ha hecho llegar a las comunidades autónomas.

Las amenazas sobre el sistema y, particularmente sobre la AP, son difícilmente eludibles sin hacer nada, puesto que sufre problemas estructurales y de organización, fruto de la ausencia de medidas y de la aplicación de recortes indiscriminados a lo largo de muchos años.

Creemos seriamente que ha llegado la hora de la acción partiendo de un sistema de éxito y teniendo en cuenta (estamos convencidos de esto) que la AP es la única que puede hacer sostenible al sistema; todos los actores implicados, los políticos, los gestores y los profesionales, debemos participar en este cambio.

Aún estamos a tiempo de revertir la situación en la que se encuentra el primer nivel asistencial en nuestro país. Así lo creemos desde nuestra sociedad científica y por ello, una vez más, nos ponemos a disposición del Ministerio de Sanidad para trabajar de la mano conjuntamente en todo lo que sea necesario para evitar el descalabro en la AP que, como hemos dicho en infinidad de ocasiones, pasa ineludiblemente por darle el papel que se merece y hacerla sostenible en todas sus vertientes, especialmente en lo que refiere a dotación de recursos.

Cualquier acción que deje fuera a cualquiera de ellos fracasará, pues todos trabajan para el paciente, que es el verdadero protagonista. En definitiva, si todo sigue igual, si todas las medidas son más de lo mismo, si todo se remite a repetir documentos de principios, perderemos un valioso tiempo que la AP no puede asumir y sufrirá un descalabro del que le será muy difícil recuperarse.

  1. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Resolución de 26 de abril de 2019, de la Secretaría General de Sanidad y Consumo, por la que publica el Marco estratégico para la atención primaria y comunitaria. Boletín Oficial del Estado, 7 de mayo de 2019. Nº109.p. 48652-70.
  2. NHS. Transforming Primary Care in havering a strategy for the development of general practice and place based care. Our strategy 2016-2021. [online] 2016 May.